LIBERTAD EN DIOS

Relexiones

La Palabra de hoy es una oración, que bien vale la pena emular.

“Respóndeme cuando clamo, oh Dios de mi justicia. Cuando estaba en angustia, tú me hiciste ensanchar; Ten misericordia de mí, y oye mi oración” (Salmos 4:1).

El estado sicológico de “angustia”, que se manifiesta con opresión en el pecho es transformado a una condición de libertad (ensanchamiento).

¿Cuál es el mecanismo a usar que sugiere el salmista para alcanzar libertad? Es la búsqueda de respuesta en oración. Dos veces lo sugiere en el texto. En verdad parece simple. Pero la oración no solo es una vía de catarsis. Es más que eso. Es una fuente autentica de conexión con Dios para hallar misericordia.


¿DESESPERO?

Reflexiones

La Palabra nos invita a hacer HABITOS. Entre ellos, “presentarse en oración” cada mañana. Esto está bien. El problema es con el segundo habito, “esperar”. ¡Me cuesta! Esto es lo que dice Salmos 5: 3 y 12:

“3 Oh Jehová, de mañana oirás mi voz; De mañana me presentaré delante de ti, y esperaré”.

PERO, los resultados hacen que “esperar” valga la pena. Mire lo que pasa:

“12 Porque tú, oh Jehová, bendecirás al justo; Como con un ESCUDO lo rodearás de tu FAVOR”.

Desarrollemos hábitos fundamentales.


SER AGRADECIDOS EN TODO

Relexiones

Recientemente recibí un email de un amigo con una nota de gratitud. ¿La razón? Habíamos orado -sin cesar- por la salud de este amigo. El espíritu de su misiva era parecido al texto bíblico siguiente:

“Jehová ha oído mi ruego; Ha recibido Jehová mi oración” (Salmos 6:9).

El texto inspira en mi GRATITUD por su disposición a “escuchar, recibir y responder” a las más vitales necesidades humanas. Entre ellas, la salud personal y de nuestros seres queridos.

¡Gracias Señor por la salud!


¿MI JUSTICIA O LA DE DIOS?

Relexiones

El valor denominado “justicia” como criterio de auto-evaluación (introspección personal); y justicia en las relaciones interpersonales es un distintivo imprescindible de los ciudadanos del Reino de Dios. Por ello, es vital tener en mente lo que dice el Salmos 7 al respecto:

8 Jehová juzgará a los pueblos; Júzgame, oh Jehová, conforme a mi justicia, Y conforme a mi integridad.

17 Alabaré a Jehová conforme a su justicia, Y cantaré al nombre de Jehová el Altísimo.

“Justicia” en el sentido bíblico implica rectitud moral y/o integridad y buenas obras. Y estas se han de manifestar en la esfera personal y publica como marca de la nueva vida en Cristo.

¡Vivamos justamente!


¡LEVÁNTATE!

La Palabra de hoy nos habla del auto estima. Salmo 8

4 ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites? 5 Le has hecho poco menor que los ángeles, Y lo coronaste de gloria y de honra. 6 Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; Todo lo pusiste debajo de sus pies.

Me sorprende que Dios nos vea como: (1) poco menor que seres angelicales; (2) coronado de gloria y honra; (3) señorear (autoridad).

No exagero la perspectiva. Dios nos ha hecho personas así. ¿Por qué vivir por abajo?


LA JUSTICIA DE DIOS

Relexiones

Se revela en temas específicos. Esta no se esconde en asuntos espurios y sin referencia a la vida real. Uno de ellos, lastiman la conciencia social del cristianismo. Esto es lo que dice la Palabra de Dios para hoy en torno a esta breve reflexión:

“Porque no para siempre será olvidado el menesteroso, Ni la esperanza de los pobres perecerá perpetuamente” (Salmos 9:18)

Nuestra vida a de estar asociada a la justicia divina. Y esta, en favor de los menesterosos y los pobres.

¡Volvamos al cristianismo de Cristo! ¡Volvamos a la justicia de Dios!


JUSTICIA SOCIAL

Relexiones

La OPCIÓN PREFERENCIAL del Rey por los humildes, huérfanos y oprimidos para protegerlos de la violencia… es una causa nada común en estos días.

Consiente estoy. ¡No está de moda ser así! Pero así es la conducta social en el Reino de Dios. Mire lo que aprendí hoy:

16 Jehová es Rey eternamente y para siempre;… 17 El deseo de los humildes oíste, oh Jehová; Tú dispones su corazón, y haces atento tu oído, 18 Para juzgar al huérfano y al oprimido, A fin de que no vuelva más a hacer violencia el hombre de la tierra (Salmos 10:16-18).

El Reino nos desafía a ser partícipe de una “causa justa”. Proteger a estos grupos vulnerables de la sociedad.

Me impresiona leer en los Salmos una teología social y humana ASÍ!!!


PIEDAD y FIDELIDAD

Relexiones

Son parte del carácter y conducta que definen a un discípulo de Cristo. Lamentablemente también escasea en estos días.

“Salva, oh Jehová, porque se acabaron los piadosos; Porque han desaparecido los fieles de entre los hijos de los hombres.

Habla mentira cada uno con su prójimo; Hablan con labios lisonjeros, y con doblez de corazón” (Salmos 12:1-2)

Necesitamos hacer la diferencia en esta sociedad. No con una piedad etno-céntrica y moralista, sino la piedad que inspira el Reino de Dios. Es esa forma recta de ser sin dobleces, de una sola contextura e integridad.


DESPUES DE LA TORMETA

Relexiones

Antecede a la siguiente declaración de fe, expresiones de turbación y angustia. Tales como: “hasta cuando…”. Pero al finalizar cambia el tono hacia una afirmación que dice:

“Mas yo en tu misericordia he confiado; Mi corazón se alegrará en tu salvación. Cantaré a Jehová, Porque me ha hecho bien”. (Salmo 13)

Cundo descubrimos por la confianza en Dios, que Él nos salva/rá (en el futuro). Y esto sobre la base de sucesos y/o evidencias del pasado podemos reírnos de la vida y CANTAR… De hecho, la persona que canta es una persona alegre.

A propósito, me encanta la música que canta a Dios, a la gente y la vida, y que moviliza al pueblo de Dios hacia la misión transformadora. No la que nos enajena a una piedad individualista y sin referencia al Reino de Dios y sus más nobles valores y propósitos.


¡QUE SE VEA!

Relexiones

La vocación solidaria y relacional de Dios es inspiradora y altamente motivacional. Digna de ser imitada por un pueblo llamado protestante (evangélico).

“… Dios está con la generación de los justos… Jehová es su esperanza” (Salmos 14:5-6).

“Estar con…” es parte de su esencia. Es ser el Dios que acompaña. Lo que llama la atención es su énfasis, los “justos” (éticamente transformados en su ser interior y personas de buenas obras) en el marco del Reino de Dios y Su Misión.