Relexiones

La Palabra de Dios plantea serias demandas ético-sociales a los líderes sociales. No obstante estas son extensibles a todos los líderes que sirven a la colectividad. Esto nos incluye. Hoy aprendí:

“Ahora, pues, oh reyes, sed prudentes; Admitid amonestación, jueces de la tierra. Servid a Jehová con temor, Y alegraos con temblor. Honrad al Hijo,… (Salmos 2:10-12a).

Aprendí a honrar al Mesías con mi prudencia, estar abierto al consejo “divergente”, servir a Dios con reverencia y un tono alegre. Amigos el reto me queda grande, pero lo intentare. ¿Y tú?

Categorías: Reflexiones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *