Cada año, se entregan cientos de Biblias en Braille sin costo a personas no videntes. En China la tarea es enorme: según la Organización Mundial para la Salud, China alberga veinte millones de personas con discapacidades visuales, 90% de las cuales viven en áreas rurales remotas y son muy pobres.
Daifa, de diez años de edad, fue abandonada en China por sus padres porque nació ciega. Luego de ser rechazada y pasar hambre, fue adoptada a la edad de seis años por un centro de beneficencia para discapacitados. Recién llegada, Daifa era tímida y temerosa. Ella ha aprendido Braille y se deleita leyendo en voz alta pasajes de las Escrituras en Braille que le han sido dadas por el Consejo Cristiano Chino y Sociedades Bíblicas Unidas, ahora es una niña feliz rebosante de entusiasmo y confianza en sí misma.

“Dios es nuestro padre en el cielo, así como nuestro padre en la tierra, y Jesús es mi mejor amigo.”

Daifa tiene grandes planes para su vida: desea convertirse en una pastora porque “la Biblia dice que debemos predicar la Palabra a todos”. Ella lo lee por sí misma en su copia de Mateo en Braille.

“Es verdaderamente maravilloso ver cómo este ministerio Braille, ejecutado por Sociedades Bíblicas y organizaciones aliadas, está cambiando las vidas de las personas no videntes en todo el mundo,” comenta el Secretario General de Sociedades Bíblicas Unidas, Michael Perreau.

La Biblia sigue cambiando vidas… ¡Se parte de la misión!

Daifa