Relexiones

Esta se hace a partir de referentes existenciales con que la mente percibe a Dios.

7 Jehová ES mi FORTALEZA y mi ESCUDO; En él confió mi corazón, y fui ayudado, Por lo que se gozó mi corazón, Y con mi cántico le alabaré. 8 Jehová es la FORTALEZA de su pueblo, Y el refugio salvador de su ungido. 9 Salva a tu pueblo, y bendice a tu heredad; Y pastoréales y susténtales para siempre (Salmos 28:7-9).

Las imágenes usadas comunican a Dios como un edificio (Fortaleza) y un escudo protector que «salva y protege». Luego explícitamente se cita el lado humano del Dios que «bendice, pastora y sustenta».

¡Aquí hay implícito elementos pastorales para aprender a pastorear! Hagamos lo mismo en nuestro servicio cristiano.