Relexiones

Estas se centran en virtudes del espíritu que debemos desarrollar (me incluyo). Estas son:

«Confía en Jehová, y haz el bien; y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad. Deléitate asimismo en Jehová. Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él; y él hará. Y él te concederá las peticiones de tu corazón. Exhibirá tu justicia como la luz, y tu derecho como el mediodía. Guarda silencio ante Jehová, y espera en él. No te alteres con motivo del que prospera en su camino, por el hombre que hace maldades» (Salmos 37:3-7).

El ciclo actitudinal frente a las injusticias reflejadas en las acciones humanas inicia con «confiar en Dios», «encomendar», «deleitarse» y termina con «guardar silencio y esperar en El». En ningún momento supone tomar en nuestras manos la justicia. Al contrario, implica una orientación y confianza en Dios y su intervención.

Por supuesto, esto requiere madurez y paciencia porque la irrupción de Dios es atípica y «extemporánea» (según nuestro parecer). Pero se da en su «kairos».

Continuará…»con las recompensas de estas acciones maduras….»