Jesús, uno que viene de un lugar “impropio”

 

40 Cuando algunos de los que estaban allí oyeron esto, dijeron: «De veras que este hombre es el profeta que Dios nos iba a enviar.» 41 Otros decían: «Este hombre es el Mesías». Y aun otros decían: «El Mesías no puede venir de la región de Galilea.42 La Biblia dice que el Mesías debe ser de la misma familia del rey David, y que nacerá en Belén, el pueblo de donde era David.» 43 Así que nadie se ponía de acuerdo acerca de quién era Jesús. 44 Y aunque no faltaba quien quería llevárselo a la cárcel, nadie se atrevía a tocarlo.

45 Los guardias del templo regresaron a donde estaban los sacerdotes principales y los fariseos, quienes les preguntaron: —¿Por qué no trajeron a Jesús?

46 Los guardias contestaron: —¡Nunca ha hablado nadie como lo hace ese hombre!

47 Los fariseos les dijeron: —¿También ustedes se han dejado engañar? 48 ¿Acaso ha creído en él alguno de nuestros jefes, o alguno de los fariseos? 49 Los que creen en él no conocen la ley de Moisés, y por eso Dios los castigará.

50 Allí estaba Nicodemo, el fariseo que una noche fue a ver a Jesús, y les dijo: 51 —Según nuestras leyes, no podemos condenar a nadie sin antes escucharlo.

52 Ellos le respondieron: —¿También tú crees que de Galilea puede salir algo bueno? Estudia la Biblia y verás que de allá no ha venido ningún profeta.

53 Después de esto, cada quien se fue a su casa.

Juan 7.40-53 TLA

 

En el capítulo 7, Juan constata que en medio de la gente había diversas opiniones y mucha confusión respecto a Jesús. Los parientes pensaban de una forma (Jn 7.2-5), la gente pensaba de otra forma (Jn 7.12). Unos decían: “es el profeta” (Juan 7.40). Otros decían: “¡Engaña a la gente!” (Juan 7.12). Unos lo elogiaban: “¡Hace el bien!” (Juan 7.12). Otros lo criticaban: “¡No ha estudiado!” (Juan 7.15) ¡Muchas opiniones! Nadie recordaba al mesías Siervo, anunciado por Isaías (Isaías 42.1-9; 49.1-6; 50.4-9; 52.13-53.12; 61.1-2). Hoy también se discute mucho sobre religión, y cada cual saca sus argumentos de la Biblia. Como en el pasado, hoy también sucede muchas veces que los pequeños son engañados por el discurso de los grandes y, a veces, hasta por el discurso de gente de iglesia.

Los argumentos de las autoridades son lamentables. Anteriormente, ante las reacciones de la gente favorable a Jesús, los fariseos habían enviado a guardias para detenerle (Juan 7.32). Pero habían vuelto sin Jesús. Se habían quedado impresionados por su manera de hablar: ¡Nunca ha hablado nadie como lo hace ese hombre!. Los fariseos reaccionaron: ¿También ustedes se han dejado engañar?”. Para los fariseos los que creen en él no conocen la ley de Moisés se dejan engañar por Jesús. Las autoridades religiosas de la época trataban a la gente con mucho desprecio.

Nicodemo sale en defensa de Jesús. La honestidad de Nicodemo se rebela y levanta su voz para defender a Jesús: Según nuestras leyes, no podemos condenar a nadie sin antes escucharlo”. La reacción de los otros es escarnio: ¿También tú crees que de Galilea puede salir algo bueno? Estudia la Biblia y verás que de allá no ha venido ningún profeta. Ellos están seguros. Con el librito del pasado en la mano se defienden en contra del futuro que llega incomodando. ¡Esto ocurre también hoy! Sólo acepto lo nuevo si está de acuerdo con las ideas mías que son del pasado.

Hoy hay diversas opiniones sobre Jesús en medio de la gente. En nuestras comunidades, aún entre quienes le seguimos cada día. Así mismo, hoy también habremos personas que sólo aceptamos lo nuevo si están de acuerdo con nuestras ideas. ¿Estamos dispuestos a abrirnos a la novedad de Jesús, y vivirla?

 

ORACIÓN

Padre del cielo, te agradecemos por el don que nos diste en Jesús, tu Hijo y nuestro Salvador. Su origen puede ser discutido, pero no su amor que le llevó a darse hasta el final por quienes amó.

Jesús, perdónanos cuando repetimos los viejos esquemas de los religiosos que no ven que tu amor alcanza y cubre a toda persona, sin importar condición, estilo de vida o decisiones que haya tomado. Cuando discriminamos al otro por su color de piel, su género o su posición social te estamos discriminando a tí mismo.

Espíritu Santo, ayúdanos a parecernos a Jesús más cada día. Forma en nosotros su imagen, y modela en nosotros su mente y opciones de vida. Amén.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *