40 Días con Jesús – Día 09

¿Quién es Jesús?

 

13 Cuando llegaron cerca del pueblo de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: —¿Qué dice la gente acerca de mí, el Hijo del hombre?

14 Los discípulos contestaron: —Algunos dicen que eres Juan el Bautista, y otros dicen que eres el profeta Elías, o el profeta Jeremías, o alguno de los profetas.

15 Entonces Jesús les preguntó: —Y ustedes, ¿qué opinan? ¿Quién soy yo?

16 Pedro contestó: —Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios que vive y da vida.

17 Jesús le dijo:

—¡Bendito seas, Pedro hijo de Jonás! Porque no sabes esto por tu propia cuenta, sino que te lo enseñó mi Padre que está en el cielo. 18 Por eso te llamaré Pedro, que quiere decir “piedra”. Sobre esta piedra construiré mi iglesia, y la muerte no podrá destruirla. 19 A ti, Pedro, te daré autoridad en el reino de Dios. Todas las cosas que tú prohíbas aquí en la tierra, desde el cielo Dios las prohibirá. Y las cosas que tú permitas, también Dios las permitirá.

20 Entonces Jesús ordenó a sus discípulos que no le contaran a nadie que él era el Mesías.

Mateo 16.13-20 TLA

 

 

Después de una larga jornada de trabajo en la tierra de Galilea, Jesús quiere saber qué piensa la gente sobre él. Le preocupa que la gente siga con la expectativa de un mesías poderoso y rico.

En realidad, la identidad de Jesús es otra muy distinta. Por eso le pregunta a sus más cercanos compañeros. Pedro confirma las confusiones que sobre Jesús hace la gente. Las respuestas varías: Juan el Bautista, Elías, Isaías, Jeremías, alguno de los otros profetas… lo asocian con personajes del Antiguo Testamento, y parece ser que no se toman el tiempo de tratar de identificar a Jesús por que él es. La verdad es que la gente no ha percibido la novedad del proyecto de Jesús en perspectiva de Nuevo Testamento.

La pregunta final es para Pedro y para todos los discípulos (tanto los de ayer como los hoy). ¿Quién es Jesús para Pedro, Juan, Jacobo, y el resto de los discípulos? Pedro, a nombre del resto, responde: Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios que vive y da vida”. Jesús ha estado mostrando en todas sus acciones y palabras que él estaba compartiendo la vida que Dios quiere dar a su nuevo pueblo. Jesús representa un modelo nuevo, único, de “ser el Mesías”; tan nuevo y diferente como el mismo reino de Dios, que no puede ser encasillado en las estructuras obsoletas y vacías del Templo, de la sinagoga, de la religión plagada de reclamos de pureza ritual que sólo los religiosos profesionales pueden cumplir.

 

ORACIÓN

Buen Dios y Padre nuestro, otra vez nos enfrentamos a la pregunta que nos hace tu Hijo: “¿Quién soy para ti “. Danos la fe suficiente para declara que Jesús es el Mesías, el que nos abre las puertas de tu reino y nos hace tus hijos e hijas. 

Hoy queremos escuvcharte decir otra vez, querido Jesús  que somos “benditos” porque te reconocemos como quien eres. En nuestras soledades, dolores y dudas, queremos afirmar con seguridad que en ti hay vida, y vida nueva, del tipo que sólo el Padre Dios nos puede brindar por la acción de su Espíritu.

Gracias por darnos vida, Jesús. Gracias por darnos luz para creer, Espíritu. Gracias por amarnos tanto, Padre bueno. ¡Amén!



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *