40 Días con Jesús – Día 04

Jesús enseña a quien viene a buscar

27 Después de esto, Jesús se fue de aquel lugar. En el camino vio a un hombre llamado Mateo, que estaba cobrando impuestos para el gobierno de Roma. Jesús le dijo: «Sígueme».

28 Mateo se levantó, dejó todo lo que tenía, y lo siguió.

29 Ese mismo día, Mateo ofreció en su casa una gran fiesta en honor de Jesús. Allí estaban comiendo muchos cobradores de impuestos y otras personas. 30 Algunos fariseos y maestros de la Ley comenzaron a hablar contra los discípulos de Jesús, y les dijeron: —¿Por qué comen ustedes con los cobradores de impuestos y con toda esta gente mala?

31 Jesús les respondió: —Los que necesitan del médico son los enfermos, no los que están sanos. 32 Yo vine a invitar a los pecadores para que regresen a Dios, no a los que se creen buenos.

Lucas 5.27-32 TLA

 

Jesús sigue tocando las puertas de nuestra vocación. Hoy, el llamado es para un pecador, que por su ocupación era excluido y marcado por el desprecio social. La respuesta de Mateo es digna de meditación: dejó todo lo que tenía, y lo siguió.

Dejemos todo lo que nos ata a lo superficial; levantémonos para escuchar mejor la palabra de Jesús; sigamos, sin distracciones, a quien nos llama.

Mateo no se contenta con seguir al Maestro, lo celebra con una fiesta incluyente donde todos pueden sentarse alrededor de Jesús. El acontecimiento debe ser recordado como una enseñanza para todo cristiano; NO a la exclusion, SÍ a la inclusión.

Los religiosos del tiempo del tiempo de Jesús, son discípulos de otra escuela; ni siquiera entran en la casa del pecador, desde afuera critican las prácticas de Jesús. En su respuesta, Jesús ratifica un discipulado que debe ser incluyente y comprometido con los más necesitados. Dios permita que escuchemos su llamado y respondamos con decisión como Mateo.

 

ORACIÓN

Querido Dios, venimos a darte gracias porque en Jesús nos miraste con amor y nos acogiste sin discriminarnos. Cada uno de nosotros venimos de distintos trasfondos e historias, pero todos tenemos lugar en la mesa que preside tu Hijo Jesús. 

Te pedimos claridad para escuchar tu llamado a superar las distracciones y las cosas que nos llevan a discriminar a los demás; queremos ser tus instrumentos para recibir y dar la bienvenida a todos, así como tú nos recibiste. Amén.  



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *